Concurso de Acreedores

Áreas de Práctica

Concurso de Acreedores

Derecho Concursal

En algunas ocasiones, una empresa tiene que hacer frente a una difícil situación económica. Si piensa que puede tener dificultades para pagar a sus acreedores, obtenga asesoramiento especializado y personalizado por nuestros abogados en concurso de acreedores, con el objetivo de conservar la empresa y proteger su patrimonio personal

Concurso de Acreedores

Entre las muchas obligaciones que tienen los empresarios, se encuentra la de analizar si su empresa es insolvente o puede serlo a corto plazo y, si la respuesta es afirmativa, deberá activar los mecanismos que la ley prevé para hacer frente a este tipo de situaciones de crisis empresarial, entre ellos, la solicitud del Concurso de Acreedores, que debe efectuarse cuando una persona jurídica o física está en situación de insolvencia por la que no puede hacer frente a los pagos de sus deudas.

La finalidad del concurso de acreedores es atender a dichos acreedores, que pueden ser entidades bancarias o financieras, trabajadores, proveedores, colaboradores, etc. Es un proceso en el que al mismo tiempo se busca la supervivencia de la empresa. 

La Ley Concursal dispone de los requisitos por los que una empresa debe declararse insolvente, teniendo que presentar solicitud de concurso en un plazo de dos meses cuando existan deudas y no disponga de bienes y capital suficiente para hacerlas frente. También, cuando dichas deudas afectan a su patrimonio y cuando hay impagos por tres meses de sus obligaciones tributarias y/o cuotas a la Seguridad Social.

Preconcurso de Acreedores

El empresario puede acogerse también a la opción de solicitar el conocido como “preconcurso de acreedores”, en el cual se inician negociaciones con todos los acreedores de la empresa con la finalidad de alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos que permita al empresario continuar con su empresa y a los acreedores cobrar lo que se les debe. Estas negociaciones tendrán una duración máxima de tres meses.

Si con esas negociaciones no se consiguiera llegar a un acuerdo con los acreedores que permitiera a la empresa afrontar con éxito la difícil situación económica por la que está pasando, el empresario tiene la obligación de presentar un concurso de acreedores durante el mes siguiente a la finalización del periodo de duración del preconcurso, si no quiere ver peligrar su patrimonio personal.

Sin perjuicio de lo anterior, es importante que el empresario también sepa cuáles son las ventajas de presentar a tiempo un concurso de acreedores de cara a conseguir sacar adelante su empresa y afrontar con éxito la crisis empresarial que le afecta.

Concurso Express

Por otro lado, en el supuesto en que la empresa no tenga activos o sean claramente insuficientes para atender las deudas, el empresario podrá solicitar el denominado “concurso express” mediante el cual el auto de declaración del concurso acordará al mismo tiempo la liquidación de la sociedad (sin nombramiento de administrador concursal).

Contacte con un Abogado especialista en Concurso de Acreedores