ABOGADOS EMPRESAS - PRIMERA CONSULTA GRATUITA 91 076 66 53 [email protected]

En Abogado de Empresa queremos hablarle del proceso de reestructuración societaria. Queremos hacerlo teniendo en cuenta el nuevo horizonte que está planteándose para muchas empresas y que incluye numerosas oportunidades y amenazas frente a las que es necesaria muchas veces una reorientación de todo el negocio.

¿En qué consiste la reestructuración societaria?

En primer lugar, debemos definir en qué consiste exactamente la reestructuración societaria: es el proceso de cambio que se lleva a cabo en una sociedad con el fin de adaptarla a las necesidades que vayan surgiendo a lo largo del tiempo, y que puede consistir en una (o varias) de las operaciones siguientes: fusión, escisión, canje de valores, aportaciones no dinerarias, cesión global de activos y pasivos y traslado del domicilio al extranjero. Con este tipo de operaciones lo que se busca es aumentar la competitividad de la empresa brindándole una cobertura organizativa coherente con las circunstancias que tenga la empresa en cada momento.

Para llevar a cabo la mayoría de las operaciones descritas (en concreto, para las operaciones de fusión, escisión, cesión global de activos y pasivos y traslado del domicilio al extranjero), en virtud de lo establecido en la LSC, es necesario adoptar el acuerdo en Junta General de Socios mediante mayoría legal reforzada (es decir, se requerirá el voto favorable de dos tercios de los votos correspondientes a las participaciones en que se divide el capital social). Sin embargo, dado que se trata de operaciones de una extraordinaria relevancia para el devenir de la sociedad, es habitual que sean objeto de una regulación específica en el correspondiente pactos de socios, donde suele exigirse o una mayoría superior a la prevista en la Ley o el voto favorable de un determinado socio o socios “clave” para adoptar dicho acuerdo.

¿Cuándo se hace una reestructuación societaria?

Hablaremos ahora de los objetivos más comunes que suelen buscarse con las operaciones de reestructuración societaria más típicas, valiéndonos para ello de algunos ejemplos.

Agrupar o separar diferentes actividades

Imaginemos, por ejemplo, una empresa familiar que se dedica a la compraventa de vehículos y que, a su vez, es propietaria de varios locales (en adelante, la “Empresa A”). Imaginemos, por ejemplo, que una empresa de la competencia también dedicada a la venta de vehículos (en adelante, la “Empresa B”) está interesada en comprar la Empresa A, pero quiere que previamente se deshaga de los locales porque no forman parte de la actividad productiva de la Empresa A. En este caso, si los socios de la Empresa A están interesados en vender, una posibilidad sería realizar una operación de escisión en la Empresa A, de tal forma que los inmuebles pasen a una empresa de nueva creación y la Empresa A se quede solo con la actividad de compraventa de vehículos.

Otro ejemplo, en sentido inverso, sería el de un empresario que tiene una empresa dedicada a la logística y que adquiere una empresa de la competencia (también dedicada a la logística). Pasado un tiempo se da cuenta de que mantener dos estructuras societarias es costoso y poco práctico (por la duplicidad de estructuras que conlleva), por lo que decide agrupar las actividades de ambas empresas en una sola. Esto es lo que se conoce como fusión.

Proteger el patrimonio de la sociedad

Retomando el ejemplo de la escisión expuesto en el apartado anterior, mediante dicha operación de reestructuración podemos conseguir no solo vender la Empresa A a un eventual comprador que no esté interesado en adquirir los locales, sino también proteger los propios locales en el caso de que, llegado un determinado momento, la Empresa A atraviese una situación de desequilibrio patrimonial que le lleve a ser declarada en concurso de acreedores. En efecto, mediante la escisión se hace posible separar el patrimonio de la empresa, de tal manera que, en nuestro ejemplo, los bienes que se sustraigan de la Empresa A (es decir, los locales) dejen de responder de las deudas que genere la propia Empresa A.  

Régimen fiscal especial

Siempre que la operación de reestructuración empresarial no se haga solo con el objetivo de conseguir un ahorro fiscal (es decir, siempre que obedezca a una necesidad empresarial real), a este tipo de operaciones se les aplicará un régimen fiscal especial, de tal manera que se producirá un diferimiento de la tributación de las rentas que se pongan de manifiesto con la operación, lo cual representa una evidente ventaja fiscal frente a otro tipo de operaciones societarias.

¿Cómo llevar a cabo una reestructuración societaria?

Habida cuenta de la complejidad de este tipo de procesos, es fundamental contar con el asesoramiento legal de un abogado especialista en empresas.

El abogado deberá realizar un análisis previo tanto de la/s empresa/s (desde un punto de vista legal, económico, organizativo, fiscal, etc.) y también del propio patrimonio de los socios de la/s misma/s.

Una vez identificadas las necesidades de las entidades y de los partícipes, podrá realizar una propuesta que se adecúe a las necesidades identificadas.

A continuación, se deberá llevar a cabo la ejecución de la/s operación/es de reestructuración empresarial. La implementación de la propuesta es un aspecto de especial complejidad, pues este tipo de operaciones societarias llevan aparejados un buen número de trámites procedimentales (convocatorias, informes, balances, publicaciones, elevaciones a público, etc.) en los que intervienen diferentes actores (acreedores, notarios, registradores, etc.) y en los que es muy importante ser especialmente cuidadoso a fin de agilizar todo el proceso.

Además, la Ley exige cumplir con especial cautela una serie de requisitos para que las operaciones de este tipo puedan acogerse al régimen fiscal especial comentado, por lo que contar con el debido asesoramiento legal se convierte en un aspecto crucial a fin de evitar un verdadero “descalabro” a nivel tributario (con el consiguiente impacto económico para los partícipes).

Esperamos que este artículo le haya servido de ayuda para comprender en qué consiste la reestructuración societaria y cuáles son las claves para llevarla a cabo. Le recordamos que nuestros abogados especialistas en sociedades pueden ayudarle a hacer que todo el proceso de reestructuración societaria llegue a buen puerto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button abogado empresa, abogados de empresa, abogado de empresas, abogados de empresas, abogados empresas, abogados de empresas en madrid, abogado empresas en madrid,abogado de empresa en madrid, abogado empresa madrid,