ABOGADOS EMPRESAS - PRIMERA CONSULTA GRATUITA 91 076 66 53 [email protected]

El concurso de acreedores es un proceso relativamente común en el ámbito empresarial. Se trata de un procedimiento legal que se inicia cuando una persona jurídica o física está en situación de insolvencia por la que no puede hacer frente a los pagos de sus deudas.

La finalidad del concurso de acreedores es satisfacer a los mismos, que pueden ser entidades bancarias o financieras, trabajadores, proveedores, colaboradores, etc. Es un proceso en el que al mismo tiempo se busca la supervivencia de la empresa. Por todo ello, desde Abogado de Empresa queremos ofrecerte a continuación algunas claves sobre él y sobre los casos particulares en los que existen garantías para el comprador.

1.- El concurso de acreedores puede ser voluntario o no

El concurso de acreedores es un proceso que puede iniciarse de forma voluntaria por parte de la sociedad en caso de insolvencia de la misma, o solicitarlo un acreedor.

2.- La Ley establece los requisitos para el concurso de acreedores

La Ley dispone de los requisitos por los que obliga a una empresa a declararse insolvente con un plazo de dos meses cuando existan deudas y no disponga de bienes y capital suficiente para hacerlas frente. También, cuando dichas deudas afectan a su patrimonio y cuando hay impagos por tres meses de sus obligaciones tributarias y/o cuotas a la Seguridad Social.

3.- Cambio de funciones del órgano de administración de la empresa

Una vez decretado un concurso, las facultades del órgano de administración son realizadas por los administradores concursales (de manera exclusiva o en colaboración con los administradores anteriores al concurso), que generalmente es un abogado o un economista, designado por el Juez.

4.- La responsabilidad de los administradores

En el momento de calificar el concurso los administradores de la empresa, previos a la declaración del concurso, son responsables de las decisiones de la misma, y ello hasta dos años antes. Por ello, un concurso declarado culpable puede conllevar la responsabilidad patrimonial de los administradores de la sociedad. Sin embargo, si la llevanza de la sociedad ha sido correcta, el administrador no responderá de la insolvencia de la sociedad y el concurso será calificado como fortuito. Y como regla general los socios que no formen parte del órgano de administración de la sociedad, no asumen responsabilidad alguna ante la insolvencia de la misma.
Si su sociedad está en situación de insolvencia al no poder hacer frente a sus deudas, y la preocupa su posible responsabilidad como administrador, póngase en contacto urgente con nosotros para analizar su caso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button abogado empresa, abogados de empresa, abogado de empresas, abogados de empresas, abogados empresas, abogados de empresas en madrid, abogado empresas en madrid,abogado de empresa en madrid, abogado empresa madrid,