La cláusula Anti-Embarrassment

Inicio » Blog » La cláusula Anti-Embarrassment
Cláusula anti-embarrassment

Respuesta inmediata

15 + 2 =

Concepto

Por virtud de la conocida como cláusula Anti-Embarrassment, cuya traducción implica ‘’para evitar sentir vergüenza’’, aquel socio que venda su participación en una sociedad tratará de asegurar que, durante un periodo de tiempo específico, dicha participación no sea vendida a un tercero por un precio significativamente más alto. En este sentido, si efectivamente se produce la venta a un tercero por un precio superior al fijado en la cláusula, el socio vendedor inicial tendrá derecho a recibir un porcentaje de ese exceso de valor que se hubiera obtenido con la referida transmisión.

Redacción y requisitos para su activación

De lo indicado anteriormente se deduce que esta cláusula encuentra su mayor aplicación en el contrato de compraventa de participaciones de una sociedad. En este sentido, para garantizar la correcta redacción de la cláusula, es necesario determinar específicamente las participaciones que serán objeto de protección, el importe fijado como precio sustancialmente más elevado, así como el periodo de tiempo de aplicación.

Una vez definidos los parámetros anteriores, cabe destacar que será necesaria la concurrencia de tres requisitos de forma acumulativa para que se surja la oponibilidad de esta cláusula:

  1. Que todas o parte de las participaciones protegidas se transmitan a un tercero
  2. Que dicha transmisión se realice durante el periodo de tiempo establecido en la cláusula.
  3. Que la venta se realice por encima del límite cuantitativo fijado.

En esencia, esta cláusula lo que pretende es proteger al socio vendedor de una posible ocultación de información que pudiera incidir directamente en un aumento del valor de sus participaciones en un breve periodo de tiempo.

Supuestos excepcionales.

Como excepción a lo establecido anteriormente, existen ciertos supuestos donde la referida cláusula Anti-Embarrassment no producirá efectos. Así, cuando se produzca la transmisión de participaciones entre los propios socios de la compañía o en aquellos supuestos donde se active el mecanismo de venta por arrastre en virtud de la conocida como cláusula ‘’Drag- Along’’ donde no interviene la voluntad del transmitente en la operación, y por lo tanto no resulta de aplicación.

En Luis Baños abogados somos expertos en la negociación y redacción de este tipo de cláusulas.

Contacta con nosotros

Aviso Legal

8 + 2 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button