Transmisión de Participaciones en una Sociedad de Responsabilidad Limitada

Inicio » Blog » Transmisión de Participaciones en una Sociedad de Responsabilidad Limitada
Transmisión de participaciones

Respuesta inmediata

9 + 7 =

Introducción

En España, más del 90% de las sociedades que se constituyen revisten la forma de Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL). Por ello, y dada la relevancia práctica de las operaciones de transmisión de participaciones, nos centraremos en los requisitos y elementos necesarios a tener en cuenta para este tipo societario en concreto.

En este sentido, debemos tener en cuenta en primer lugar que las SL son, por naturaleza, sociedades cerradas. En consecuencia, estarán formadas por socios entre los que existe una relación de confianza y, por tanto, se pone en valor a las personas que entran a formar parte de la compañía. Esta circunstancia tiene reflejo en el régimen legal de transmisión de las participaciones sociales, al otorgarse un derecho preferente de adquisición sobre las participaciones que se pretenden transmitir en favor de los socios de la mercantil, limitando por ello el acceso de terceros ajenos a la compañía.

Régimen de Transmisión de Participaciones.

A la hora de determinar el régimen concreto para la transmisión de las participaciones sociales, debemos hacer una distinción fundamental:

  1. Transmisiones libres.

Serán libres aquellas transmisiones de participaciones que se realicen en favor de otro socio de la compañía, el cónyuge del transmitente, su ascendiente o descendiente, o en favor de las sociedades que pertenezcan al mismo grupo de la sociedad transmitente. De nuevo en este punto se pone de manifiesto la intención del legislador de proteger el carácter cerrado de las SL al facilitar las transmisiones de participaciones entre estos sujetos.

  1. Transmisiones limitadas.

Por otro lado, para el caso de transmisiones realizadas en favor de cualquier otro sujeto distinto de los anteriormente mencionados, es decir, de terceros,  tenemos que tener en cuenta que la operación estará sujeta a una serie de limitaciones.

Para determinar cuál será, por tanto, el procedimiento a seguir en estos casos, debemos atender a lo siguiente:

En primer lugar, debemos observar lo dispuesto en los Estatutos Sociales de la sociedad. Los socios podrán, con las limitaciones que posteriormente mencionaremos, establecer unas reglas distintas de las establecidas en la Ley para transmitir las participaciones sociales y prevaleciendo éstas frente al régimen legal. Sin embargo, existen ciertas cláusulas que no pueden incluirse en los estatutos, como son:

  • Las que hagan prácticamente libre la transmisión de las participaciones sociales. Todo ello para tratar de mantener el carácter cerrado de la sociedad, por lo que siempre resultará necesario establecer algún tipo de límite en este sentido.
  • Aquellas que obliguen a un socio a vender un número diferente de participaciones del que desee transmitir.
  • Para el caso en que se incluya una cláusula que prohíba por completo la transmisión, deberá reconocerse a los socios el derecho de separarse de la sociedad en cualquier momento.

Por otro lado, para el caso de no establecer un régimen concreto en los Estatutos Sociales, debemos estar de forma supletoria al régimen establecido en la Ley de Sociedades de Capital que, como hemos hecho referencia anteriormente, prevé un derecho de adquisición preferente en favor de los socios que se encuentren en la compañía en el momento de realizarse la operación.

 

Requisitos fundamentales

Una vez asentado lo anterior, es necesario destacar como requisito esencial el hecho de que la operación de transmisión conste en escritura pública. Todo ello por cuanto afecta directamente a la validez de la operación, es decir, una transmisión de participaciones perfeccionada en un contrato privado solo tiene contenido obligacional entre las partes que lo suscriben pero, en el plano societario, no produce efecto alguno.  Además, la transmisión deberá figurar en el denominado Libro Registro de Socios, pues la sociedad únicamente reputará socio a aquél que se encuentre inscrito en el mismo.

En este sentido, y al tratarse de un contrato de compraventa de participaciones, se debe aludir a la posibilidad que ostenta cualquiera de las partes del derecho de compeler a la otra para formalizar la escritura pública, tal y como se reconoce en nuestro Código Civil.

 

En Luis Baños Abogados somos especialistas en el asesoramiento de este tipo de operaciones.

 

 

 

Contacta con nosotros

Aviso Legal

14 + 15 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button