El derecho de separación del socio

Inicio » Blog » El derecho de separación del socio
Derecho de separación

Respuesta inmediata

Introducción

Durante la vida de una sociedad, es posible que se tomen decisiones por mayoría que afecten a cuestiones que en su día fueron fundamentales para que los socios decidieran embarcarse en el proyecto y formar parte de él.

Si esto ocurre, la Ley de Sociedades de Capital prevé, para aquellos socios que no hubieran votado a favor de estos acuerdos, el llamado derecho de separación. Este derecho, que es individual e inderogable del socio y que, por tanto, no puede ser suprimido ni restringido por la mayoría, funciona como un mecanismo de protección, y permite al socio salir de la sociedad recibiendo el valor de sus participaciones.

En este punto, resulta fundamental diferenciar este derecho respecto del derecho de exclusión e incluso de la transmisión de participaciones. En primer lugar, se distingue de la exclusión en tanto en cuanto el derecho de separación implica un abandono voluntario del socio bajo ciertas circunstancias, y no una salida obligatoria acordada por la sociedad.  En cuanto a sus diferencias con la transmisión, cabe destacar que al ejercer el derecho de separación no se está produciendo una operación de venta de las participaciones a un tercero que las compra y entra como socio, sino que se solicita a la sociedad la entrega del valor de las mismas.

 

Causas de Separación.

Tal y como se ha puesto de manifiesto, el derecho de separación no puede ejercerse incondicionalmente, sino que será necesaria la concurrencia de ciertas circunstancias legales o estatutarias para que pueda surgir este derecho.

En este sentido, por lo que respecta a las causas legales, la Ley de Sociedades de Capital reconoce el derecho a separarse a aquel socio que no hubiera votado a favor de alguno de los siguientes acuerdos:

  • Sustitución o modificación sustancial del objeto social. La razón tras ello se basa en que el socio decidió voluntariamente incorporarse a la sociedad por la actividad que esta iba a desarrollar. Por tanto, una modificación de esta actividad habilitaría al socio para separarse.
  • Prórroga de la sociedad. Puede ocurrir que un socio decida entrar en la sociedad en atención a un concreto calendario de actuaciones y, por tanto, la modificación de este mediante su prórroga supone una modificación de una de las condiciones esenciales por las que el socio se embarcó en el proyecto.
  • Reactivación de la sociedad. Para el caso en que hubiera sido previamente disuelta.
  • Creación, modificación o extinción anticipada de la obligación de realizar prestaciones accesorias, salvo disposición contraria de los estatutos. De nuevo nos encontramos con la modificación de cuestiones esenciales que afectan de forma importante a los socios y, por tanto, habilitarían su posible salida.
  • Modificación del régimen de transmisión de participaciones sociales. El régimen de transmisión de participaciones para una Sociedad de Responsabilidad Limitada es una cuestión de vital importancia, por cuanto se trata de sociedades intuitu personae donde la identidad de los socios es muy relevante y, por tanto, estas modificaciones afectarían a la forma en que se regulan las condiciones de entrada de terceros a la sociedad y las condiciones de la operación de transmisión.
  • Transformación de la sociedad y traslado del domicilio al extranjero.
  • Falta de distribución de dividendos durante una serie de años consecutivos y en unas condiciones concretas.

Por otro lado, cabe destacar que, además de las causas legales expuestas, la Ley habilita para fijar causas estatutarias de separación distintas a las previstas legalmente. Si bien se trata de una habilitación amplia que permite adaptar este derecho de separación a las circunstancias concretas de cada sociedad, hay que destacar que se necesitará el consentimiento de todos los socios para la inclusión de estas causas, así como que la ley exige además la determinación estatutaria del modo en que deberá acreditarse la existencia de la causa, la forma de ejercitar este derecho de separación, así como su plazo de ejercicio.

Finalmente es necesario indicar que, una vez ejecutada la separación del socio en atención a la forma y plazo de ejercicio establecidos legalmente, caben dos posibilidades. Por un lado, la reducción del capital social de la compañía en la parte que corresponde al socio separado o, por otro, la adquisición de sus participaciones por la propia sociedad.

En Luis Baños Abogados somos abogados mercantilistas expertos en la resolución de este tipo de conflictos societarios.

5/5 - (7 votos)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button