91 076 66 53 [email protected]

Como abogados, observamos que la gran parte del tiempo que nuestros clientes empresarios dedican a su negocio se basa en resolver asuntos del día a día: clientes, trabajadores, cuentas pendientes y una lista infinita de gestiones. Entonces, es fácil descuidar el rumbo de la empresa y que su futuro pase inadvertido. Pero ¿por qué es importante detenerse en esta reflexión?

Muchas empresas con trayectorias y épocas de bonanza, que eran un gran potencial de empresa y ejemplo de éxito corporativo, desaprovechan sus ventajosas condiciones. Sin embargo, ningún empresario, quien ha trabajado incansablemente en su proyecto profesional y personal, desea ver que sus esfuerzos no han dado todos sus frutos, y menos por déficit de previsión y estrategia empresarial.

Entre las posibles rutas, se encuentra la posibilidad de prolongar la administración de su empresa hasta la jubilación, delegar la administración en un tercero u optar por la venta del negocio. En este último caso, la previsión toma una especial importancia, ya que, si programa la trayectoria de su negocio, optimizará sus beneficios.

Cuando la estrategia empresarial se hace eficazmente, lo que motiva la venta de un negocio es la oportunidad de cobrar la inversión realizada en él: es el punto de máxima retribución para el empresario por el excelente trabajo ejecutado.

Entonces, ¿cuándo es recomendable vender una empresa?

El mejor momento para vender una empresa siempre será aquel de mayor crecimiento de ésta, y que así se refleje en el EBITDA, entre otros sistemas de medición de beneficios. Así, el precio a pagar para adquirir la empresa se corresponderá con un múltiplo de sus sobresalientes resultados.

Como cabe esperar, los compradores siempre buscarán pagar el precio más bajo posible por la empresa, pero igualmente están dispuestos a pagar por su valor e invertir en una empresa próspera con proyección de continuar creciendo.

Además, no solo los resultados económicos incrementan el valor de la empresa. También otro tipo de reconocimientos, como nuevas alianzas o colaboraciones con importantes compañías, nuevos productos o desarrollos, etc., despertarán el interés de compradores e inversores que compitan por hacer mejores ofertas.

Son múltiples los factores que determinan el valor de una empresa y el momento perfecto para su venta, por ello es aconsejable hacer una buena planificación con los mejores expertos y no esperar a que el negocio deje de crecer y apresurar una venta mucho menos rentable. Nuestro despacho de abogados especializados en mercantil podrá ayudarle a determinar si su empresa está en las condiciones idóneas para vender y asesorarle durante todo el procedimiento de compraventa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Quieres resolver tu duda ahora?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?