LOS RIESGOS DE LA AUTOCARTERA

Los Riesgos de la Autocartera

¿Qué es la autocartera?

La autocartera hace referencia a la compra de una sociedad de sus propias participaciones (en el caso de una SA, sus acciones) como si fuera un socio más. En el caso de las sociedades limitadas, por regla general, esta operación está prohibida, de manera que todas las participaciones deben ser propiedad de socios distinto a la sociedad.

Excepciones a la prohibición de autocartera

Sin embargo, posteriormente a la constitución de la sociedad, existen una serie de supuestos que integran la excepción a esta prohibición de autocartera:

  • Cuando las participaciones que pretende suscribir la sociedad forman parte de un patrimonio adquirido a título universal o sean adquiridas a título gratuito.
  • Cuando el titular de las participaciones es deudor de la sociedad y existe una adjudicación judicial para satisfacer el derecho de crédito de la sociedad.
  • Cuando la junta general de la sociedad acuerda una reducción de capital y suscribe las participaciones para ejecutar la reducción de capital.
  • Cuando las participaciones propias se adquieran en el contexto de transmisión o enajenación forzosa de participaciones sociales.
  • Cuando la junta general apruebe la adquisición en autocartera de las participaciones procedentes de:
    • un socio excluido o separado de la sociedad.
    • la aplicación de una cláusula restrictiva de transmisión de participaciones que impiden que su adquisición por un tercero.
    • una transmisión mortis causa.

Además, en estos casos, la adquisición debe realizarse con cargo a beneficios o reservas de libre disposición.

Fuera de estos supuestos, no es posible la autocartera en las sociedades de responsabilidad limitada, por lo que es conveniente asegurarse de la concurrencia de alguna de estas circunstancias.

Riesgos de la autocartera

Asimismo, si efectivamente estamos ante de alguno de los casos en los que se permite la autocartera, hemos de conocer la exigencia legal que requiere que las participaciones sean amortizadas mediante una reducción de capital o enajenadas en un plazo no superior a tres años. Si las participaciones en autocartera pertenecieran a la sociedad dominante de un grupo, el plazo se reduce a un año.

Si en este caso la sociedad se desprendiera de las participaciones mediante la enajenación, es fundamental que el precio de éstas corresponda a su valor real para que la sociedad recupere su capital.  Igualmente, si fuera mediante amortización, la reducción de capital deberá ajustar el capital que dice tener la sociedad a su verdadero valor.

Puede resultar problemática la valoración de las participaciones si existen desavenencias entre la sociedad y al socio que se excluye, y ser necesario recurrir a un experto del Registro Mercantil. Especialmente en el caso de la enajenación, una valoración errónea de las participaciones puede derivar en consecuencias fiscales debido a una tributación inferior a la pertinente por la operación.

Otra cuestión a tener en cuenta es que, durante el periodo de autocartera, no se pueden ejercitar los derechos propios de estas participaciones (ej: derecho voto).

Nuestro equipo de abogados en Madrid especializados en mercantil podrá asesorarle en todas las operaciones relativas a las modificaciones de su capital social y venta de participaciones.

1ª Consulta Gratuita:

Abogados Mercantiles

Si necesitas asesoramiento legal, deja tu teléfono para que un abogado se ponga en contacto contigo. La primera consulta es gratuita.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button