Pasos para vender una empresa

Inicio » Blog » Pasos para vender una empresa
Cómo vender mi empresa

Respuesta inmediata

15 + 14 =

En nuestro despacho recibimos a menudo llamadas de empresarios interesados en vender su empresa. Algunos de ellos buscan que les ayudemos a encontrar un comprador, mientras que otros ya tienen alguien interesado y necesitan orientación sobre cómo proceder. En este artículo, vamos a explicar de manera sencilla los pasos para la venta de una empresa. Como abogados especializados en compraventa de empresas, siempre intentamos explicar a nuestros clientes, de manera sencilla, cómo es el proceso para vender una empresa. A continuación, vamos a analizar las distintas fases que componen la venta de una empresa.

Cómo vender mi empresa

¿Por dónde empiezo?

La venta de una empresa es un proceso complejo desconocido para la mayoría de los empresarios, pues generalmente nunca antes han vendido una empresa y es posible que no lo vuelvan a hacer, ya que la mayoría solo vende una empresa una vez en su vida. Este proceso puede ser difícil y generar preocupaciones para el propietario no solo durante todo el proceso, que suele durar varios meses, sino también después de la venta si no se toman las debidas precauciones. Es importante conocer bien las etapas de la venta de una empresa para evitar problemas que puedan surgir en cada fase del proceso. Con el objetivo de ayudar a todos los empresarios que se embarcan en este proceso, hemos preparado una Guía Legal para Vender una Empresa, que está disponible para su descarga gratuita. En esta guía ofrecemos un resumen de las fases de la venta de una empresa y brindamos consejos prácticos.

¿Hay algún requisito legal para poder vender mi empresa?

En realidad, no hay muchos requisitos legales para vender una empresa, aparte de cumplir con ciertas formalidades legales, como otorgar escritura pública de venta de las participaciones. En otras palabras, cualquier empresa es vendible si se encuentra al comprador adecuado. De hecho, durante nuestros más de 25 años de experiencia asesorando en la venta de empresas, hemos visto casos en los que empresas que parecían poco atractivas encontraron comprador, mientras que otras que parecían ser una gran oportunidad no suscitaron interés alguno. Lo más importante es encontrar a un comprador interesado y con los recursos financieros necesarios para poder comprar.

¿Cómo vender mi empresa?

Le recomendamos nuevamente que descargue nuestra guía gratuita, «Guía Legal para Vender una Empresa«, en la que explicamos los pasos para vender una empresa y brindamos consejos prácticos. Sin embargo, lo más importante para vender su empresa es establecer un precio razonable que esté en línea con lo que el mercado está dispuesto a pagar. Todo comprador quiere rentabilizar su inversión, aunque también puede valorar otros factores como el fondo de comercio y el know-how, que aumentan el valor de la empresa. Sin embargo, la base de cualquier compra es la capacidad del comprador para obtener beneficios con la adquisición. Por lo tanto, establecer el precio adecuado es fundamental para que la venta tenga éxito.

Documentación a preparar

Es importante que el empresario se prepare y organice adecuadamente toda la documentación de la empresa, antes de comenzar el proceso de venta de su empresa. Aunque pueda parecer sencillo, recopilar toda la documentación necesaria para presentar al comprador interesado puede ser un desafío. Encontrar todas las escrituras, organizar los principales contratos con clientes y proveedores, y preparar toda la información contable y financiera puede ser más complicado de lo que parece. A menudo, el empresario tendrá que depender de una persona de su confianza dentro de la empresa para ayudar con esta tarea. Por lo tanto, es crucial que el empresario seleccione cuidadosamente a dicha persona y se asegure de su confidencialidad y disposición a colaborar en el proceso de venta. Es posible que el empresario tenga que gratificar a dicha persona para asegurarse de su colaboración en el proceso.

Acuerdo de Confidencialidad (NDA)

Antes de proporcionar cualquier documentación sobre la empresa, es esencial que se firme un Acuerdo de Confidencialidad o NDA (por sus siglas en inglés, Non Disclosure Agreement). El NDA debe cubrir varios aspectos, como qué se considera documentación confidencial, cómo debe conservarla el receptor, cuándo y bajo qué circunstancias debe devolverla o destruirla, la duración de la obligación de confidencialidad y las consecuencias del incumplimiento de la confidencialidad, entre otros. Sin embargo, algo que a menudo falta en los NDA que firman los clientes que no cuentan con nuestro asesoramiento, es una cláusula de no competencia. Por lo general, a todo vendedor le preocupa que si el comprador finalmente se retira y no compra, pueda utilizar la información recibida para competir con su empresa. Un NDA no protege contra este riesgo a menos que se incluya específicamente en el acuerdo una cláusula de no competencia.

La Carta de Intenciones (LOI)

La Carta de Intenciones (en inglés puede recibir varias denominaciones, como Letter of Intend – LOI, o Non Binding Offer – NBO), es el documento presentado por el comprador interesado, en el que presenta al vendedor las condiciones bajo las cuales estará dispuesto a realizar la compraventa. Por ello, la Carta de Intenciones recoge elementos clave de la venta de la empresa, como el precio que el comprador está dispuesto a pagar, la forma de pago, el plazo estimado para cerrar la compraventa, el período durante el cual el vendedor deberá permanecer en la empresa para hacer posible la transición, etc.

En general, la Carta de Intenciones no es vinculante, pues el cierre de la compraventa dependerá del resultado de la Due Diligence (ver más abajo qué es la Due Diligence), excepto en la obligación de confidencialidad, y en la exclusividad.

La Due Diligence

Como se mencionó anteriormente, la LOI otorga al comprador la exclusividad durante un plazo determinado (generalmente entre 1 y 2 meses) para realizar la Due Diligence, es decir, una revisión exhaustiva de la compañía desde el punto de vista legal, laboral, fiscal y contable-financiero. Durante este proceso, el equipo de abogados y economistas del comprador revisará la información recibida hasta el momento para verificar su exactitud y verificabilidad.

El objetivo de la due diligence es detectar posibles riesgos, contingencias o problemas que pudieran afectar a la compraventa, así como verificar que la información proporcionada por el vendedor es correcta y completa. Una vez finalizado el periodo de due diligence, y si el comprador está satisfecho con los resultados, se procede a la firma del contrato de compraventa, que será vinculante y establecerá los términos y condiciones definitivos de la operación. 

Es muy raro que una venta se cancele después de la Due Diligence, a menos que surja algún problema grave. Sin embargo, a veces se producen ajustes en el precio ofrecido en la LOI o en los plazos de pago debido a la aparición de diferencias o riesgos durante el proceso. En consecuencia, es común que el comprador y el vendedor deban negociar nuevamente los términos acordados en la LOI después de la Due Diligence.

El contrato de compraventa (el SPA)

Después de finalizar la Due Diligence, o en sus etapas finales, comienza la negociación del contrato de compraventa, también conocido como SPA (Sale & Purchase Agreement) en inglés. Este contrato contiene todos los detalles definitivos de la transacción, incluyendo el precio acordado, la forma y los plazos de pago, las cantidades retenidas para hacer frente a los riesgos o contingencias descubiertas durante la Due Diligence, el período de continuidad, dedicación y retribución del propietario, cláusulas de no competencia y muchos otros aspectos importantes. Es un documento complejo que requiere mucha negociación. Además, a menudo se firman otros acuerdos complementarios junto con este contrato, como el de cuentas escrow, acuerdos de prestación de servicios por parte del propietario o de alta dirección, etc. 

El Pacto de Socios (o SHA)

En muchas ocasiones, especialmente cuando el comprador es un fondo de capital riesgo, el vendedor puede conservar un porcentaje minoritario de la compañía durante un período de tiempo determinado. Esto permite al comprador asegurarse la implicación del vendedor en la transición hacia una nueva gestión de la compañía, así como el crecimiento esperado. Sin embargo, para proteger los intereses del socio minoritario, es esencial negociar y firmar un Pacto de Socios (Shareholders Agreement, SHA, en inglés), que regule aspectos cruciales, como la necesidad de obtener el voto favorable del vendedor en decisiones importantes. Por lo tanto, es fundamental que el vendedor de la empresa reciba el adecuado asesoramiento legal durante este proceso para asegurar que todas las cláusulas y condiciones del Pacto de Socios sean adecuadas y seguras para su posición como socio minoritario. 

La escritura de transmisión de participaciones

En España, por ley, la transferencia de participaciones o acciones de una compañía debe realizarse en documento público ante un notario mediante la escritura de compraventa. A veces, el contrato de compraventa se firma simultáneamente con la escritura, mientras que en otras ocasiones se firma primero un contrato privado (lo que se denomina, el Signing, en inglés) y se otorga la escritura después de realizar ciertos ajustes (el Closing), como sacar del activo vehículos de lujo o inmuebles, por ejemplo.

En cualquier caso, es crucial que en el momento de la firma de la escritura pública de transmisión, se formalice también el cese del propietario como administrador, ya que durante los años de crisis en España, se han producido estafas en las que compradores sin escrúpulos adquirían empresas y mantenían a los propietarios como administradores, descapitalizando las empresas adquiridas y convirtiendo a los anteriores propietarios en responsables en tanto en cuanto seguían como administradores de derecho de la sociedad.

¿Puedo vender mi empresa con deudas?

La respuesta es que sí, y de hecho, en la mayoría de las transacciones de compraventa de empresas, el comprador adquiere la empresa con su pasivo incluido, y el precio de compra se ajusta en consecuencia. La posición financiera neta (Net Financial Position, NFP) se calcula restando la deuda de la empresa (pasivo) del efectivo y otros activos líquidos de la empresa (activo circulante). Si el resultado es positivo, significa que la empresa tiene más efectivo y activos líquidos que deuda, y ese excedente se le suele pagar al vendedor. Si el resultado es negativo, significa que la empresa tiene más deuda que efectivo y activos líquidos, y el comprador restará esa deuda al precio a pagar. La venta «Cash Free – Debt Free» significa que el precio de compra no incluye efectivo ni deuda. 

¿Puedo vender una empresa en pérdidas?

Aunque vender una empresa con pérdidas puede ser más complicado, no es imposible. En estos casos, el comprador puede dar prioridad a otros factores que aportan valor a la empresa, como el fondo de comercio (Good Will) o el know-how. En el caso de empresas jóvenes en crecimiento, las famosas start ups, el comprador o inversor puede estar más interesado en el plan de negocio y en la posibilidad de obtener resultados positivos en el futuro.

¿Necesito un abogado para vender mi empresa?

Aunque no sea un requisito legal, es altamente recomendable que el propietario cuente con el asesoramiento de un abogado en el complejo proceso de venta de su empresa. Las distintas fases de la venta requieren de un conocimiento técnico especializado en fusiones y adquisiciones de empresas. En nuestro despacho, hemos atendido casos de clientes que no habían recibido asesoramiento experto durante la venta de su empresa, y habían firmado documentos absolutamente perjudiciales para ellos, algo muy difícil de solucionar a posteriori. Por lo tanto, aunque el vendedor haya encontrado comprador por sus propios medios, siempre es fundamental contar con la ayuda de abogados especializados en compraventa de empresas.

Estamos a su disposición tanto para buscar a los mejores compradores para su empresa, como para asesorar durante todo el proceso de venta de su empresa. Ya hemos asesorado la venta de más de 130 empresa.

Quiero vender mi empresa

Compartir

Contacta con nosotros

Aviso Legal

3 + 5 =